¿ Cómo elegir el relleno de goma espuma ?

La selección precisa del relleno de goma espuma para el tapizado de los asientos puede ser complicado, pero es simple si tienes presente el propósito de tu emprendimiento. Asi sea que estés creando un taburete nuevo, o reparando uno viejo, o reemplazando los asientos en un coche, existen varios tipos de espuma accesibles con propiedades particulares para llenar cada emprendimiento que realices. Con algo de información, puedes escoger el tipo de goma espuma que mejor se adecua para tu emprendimiento de tapicería.

El relleno o acolchado de un sofá influye en el momento de la tranquilidad y durabilidad de la parte. La mayor parte de los sofás están rellenos de pluma, de goma espuma o de una mezcla de los dos compuestos. En varias piezas, además se utilizan muelles, viscoelástica y una sucesión de fibras sintéticas.

Según sea la estructura, el sofá va a ser más confortable y fuerte en el tiempo. Logramos hallar sofás con distinto tipo de relleno en sus diferentes partes, esto es, un acolchado para los respaldos y otro diferente para los asientos.

Mientras la pluma es aconsejable para la región de los respaldos, dada su tranquilidad, no es así tanto para el relleno de los asientos, puesto que éstos acostumbran deformarse con la utilización y se ven las marcas y huellas de la sentada de una vez a otra. Cuando esto sucede, lo destacado es batir, palmear el taburete con el objetivo de que la pluma se reparta por igual en toda la área y volvamos a gozar de su tranquilidad.

El mismo régimen necesitan los asientos y respaldos híbridos, rellenos de goma espuma y pluma. Normalmente, según la utilización que le demos al sofá, los asientos o respaldos acolchados de pluma, tendrán rellenarse pasados algunos años, con el propósito de guardar sus propiedades de confortabilidad. Recuerda, que las plumas de más calidad y tranquilidad son las de oca o ganso, de esto viene que los sofás con esta clase de relleno tengan un precio más grande.

Si van a gozar del sofá día tras días y no desean preocuparse de que esté en perfectas condiciones, recomendamos un sofá con asientos rellenos de goma espuma de calidad, de entre 25 a 30 Kg. de consistencia con un recubrimiento de copos de fibra o fibra hueca o con una cubierta de viscoelástica (en plancha de 2 ó 3 cms. de espesor o bien en copos). No requieren tanto cuidado como los de plumas. Los sofás rellenos solamente de goma espuma son más duros y no se ajustan tanto al cuerpo, aunque su precio es menor que los de plumas o los acolchados con goma espuma mezclada con fibras o con una cubierta de viscoelástica.

Tampoco necesitan de un cuidado períodico, los asientos con muelles, puesto que conservan el mismo volumen a lo largo de toda la vida servible del sofá. Cuando nos sentemos en ellos percibiremos un rápido choque.